Técnicas de copywriting (2): la llamada a la acción

 

En esta segunda entrega del blog sobre técnicas de copywriting vamos a centrarnos en cómo hacer llamadas a la acción que sean atractivas y con las que consigas el objetivo que te has propuesto.

En la primera entrada de esta serie hablamos del método AIDA y cómo hacer para escribir textos que despierten interés, deseo, atención y lleven a tu lector a pasar a la acción.

Pero en este segundo post, hablaremos de llamadas a la acción.

Muy a menudo nos preocupamos por pensar qué escribiremos en el blog, qué contenido compartiremos, si le interesará a nuestro público, si lo leerá…

Pero a veces olvidamos del motivo más importante por el que escribimos: interactuar con nuestra audiencia y pedirle que haga una acción concreta para nosotros.

Me refiero a la llamada a la acción, esa gran infravalorada.

Imagina el siguiente caso:

  • Gemma se pasa una semana pensando un contenido jugoso para su blog o su página web que sea útil, que aporte valor y calidad a su público, que sea atractivo e interesante.
  • Gemma recopila información, se documenta, redacta el texto, busca las imágenes que lo acompañaran y lo sube a la web.
  • Pero el problema de Gemma es que aunque el texto que ha escrito esté muy bien, no pide a su lector que haga ninguna acción.

Resultado: oportunidad perdida de interactuar con su público y saber qué quiere, proponerle un curso, una compra, un servicio, etc.

A fin de cuentas, si en tus entradas del blog o en tus páginas no hay una intención o un objetivo marcado (a través de una llamada a la acción), el tiempo y (quizás) el dinero que has invertido en escribir se habrán desperdiciado.

 

 

Cómo tiene que ser tu llamada a la acción

  • Intenta que no sea agresiva, sino más bien motivadora, interesante, curiosa.
  • Utiliza las palabras adecuadas que sepas que van a captar la atención de tu público como “gratis”, “ahora mismo”, “exclusivo”, etc.
  • Desmárcate de lo de siempre: cuanto más creativas sean tus llamadas a la acción, mejor conversión tendrán.

¡Lo de siempre ha muerto! Por ejemplo, en lugar de decir “apúntate”, escribe algo más juguetón como “reserva tu asiento”, o en lugar de decir “Sí, acepto” en un formulario, puedes escribir “Sí, mándame la guía”.

 

  • Utiliza verbos de acción que animen al usuario a realizar esa acción, y como siempre te decimos, evita el lenguaje rimbombante o demasiado poético. Este no es su lugar 😉

 

  • Por último, haz que el texto de tus llamadas a la acción destaque en lo visual (en negritas, encuadrado, en una viñeta, etc.) y que sea lo más breve posible.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

 

Mide los resultados de tus llamadas a la acción

Igual que antes te decía que un blog  o una web sin llamadas a la acción es una oportunidad perdida, una llamada a la acción sin medición de resultados también lo es.

Porque si trabajas un texto interesante para tu público, y le añades llamadas a la acción, pero luego no puedes evaluar si ha funcionado o no, menuda pérdida de tiempo, ¿no?

Medir los resultados es imprescindible, pero, ¿cómo puedes hacerlo?

Además de medir los resultados con Google Analytics o tu herramienta de email marketing, también puedes utilizar una prueba A/B.

Como te comentaba en este artículo anterior, una prueba A/B es, básicamente, enviar un e-mail con llamadas a la acción diferentes para luego poder analizar los resultados y ver cuál ha funcionado mejor.

Por ejemplo:

Imagínate que quieres enviar el e-mail a 50 personas.

Puedes enviar el correo a 10 de estas 50 personas con una llamada a la acción a la que llamaremos “A, y enviar el mismo mail con una llamada a la acción diferente, que será la “B”.

Cuando analices los resultados, si ves que una de las dos llamadas a la acción ha funcionado mejor (por el formato, el texto, dónde estaba situada dentro del correo, etc.), puedes enviar esa llamada a la acción al resto de personas, porque has comprobado que funciona mejor.

Las pruebas A/B, igual que analizar los resultados de las herramientas de e-mail marketing o los informes de Analytics sobre la navegación en tus páginas, te ayudará a crear llamadas a la acción mucho más exitosas que te aseguren que tus clientes hagan lo que les pides.

 

 

Qué tipos de llamadas a la acción puedes incluir en tu blog

Está claro que hay muchas y deberás pensar en qué quieres conseguir para dar con la llamada a la acción más adecuada, pero vamos a comentar algunas.

Te recomendamos es que ofrezcas llamadas a la acción gratuitas y que den acceso a contenido de valor, ya que la persona que está en tu blog es porque quiere información valiosa sobre algo, no que le vendas nada.

Para vender, utiliza las landing page u otros tipos de páginas (la página de servicios de tu web, por ejemplo) en la que las llamadas a la acción pueden ser que compres un producto o contrates un servicio.

Pero en el blog, tienes que dar valor y de forma gratuita.

Así, una buena call to action, por ejemplo, para conseguir suscriptores puede ser regalar un descargable, una guía, o cualquier lead magnet dentro de tu blog que esté relacionado con el tema del que hablas y que amplíe la información que das en el artículo.

Puedes ver un ejemplo de ello en esta entrada de nuestro blog:

Lo que queríamos conseguir aquí era doble:

Ampliar la información que contenía el artículo aportando valor a través de un documento descargable personalizable, y también conseguir que más usuarios se suscribieran a nuestro blog, ya que para conseguir la guía tenían que suscribirse al newsletter.

 

suscribirse a newsletter

 

Otra call to action que puedes utilizar en el blog de una forma más sencilla, es la de animar a tu lector a escribir un comentario o compartir tu artículo.

Eso te cuesta 0,1 segundos de escribir y animas el debate entre tus lectores.

El problema de ello es que nadie comente, pero poco a poco, verás que la gente va animándose, así que te recomiendo que lo hagas siempre, sin importar si de momento no escribe nadie.

 

Consejo pro: contesta siempre a los mensajes de tus lectores para demostrar que eres cercano/a y que su opinión te importa.

 

Estos consejos para call to action en tu blog pueden ser trasladables a tus redes sociales, porque el principio es el mismo.

Si alguien está navegando por tu página de Facebook o de Instagram, es porque quiere saber más de ti, de lo que haces, y por lo tanto está dispuesto a participar si se lo pones fácil.

Por eso, recuerda también plantear una pregunta o pedir a tu lector que haga una acción concreta en cualquier publicación de tus redes.

Aquí tienes un ejemplo del Instagram de Copywriting  Para Web:

instagram copywriting para web

Como ves, nuestra llamada a la acción vuelve a ser doble:

Primero, animamos al lector a poner en práctica lo que le comentábamos en el artículo (sobre SEO en páginas web) y después le pedimos que nos contara su experiencia.

Todo ello con un vocabulario llano, con el lenguaje adecuado para las redes (más desenfadado que en otros medios) y sin frases demasiado largas ni rebuscadas.

Y hasta aquí nuestro artículo sobre llamadas a la acción que atraigan y hagan actuar a tus lectores.

Aquí va nuestra CTA (llamada a la acción) de hoy: ¿qué te ha parecido el artículo?

¿Utilizas otro tipo de call to action para tu blog?

 

¡Cuéntanoslo en los comentarios y suscríbete a nuestro blog si quieres seguir recibiendo las entradas sobre técnicas de copywriting para tus textos!