¿Por qué escribir un blog de empresa?

 

Hace un tiempo nos parecía que esto de escribir un blog era cosa de cuatro egocéntricos o de adictos a la tecnología. De los que tenían más tiempo que nadie para dedicarlo a escribir sus vivencias en las redes.

Pero el mundo ha cambiado. Google llegó a nuestras vidas y Google nos dice cómo debemos llevar nuestro negocio. Porque sin blog de empresa no hay clientes. O al menos, no hay tantos, y nuevos.

Cuando hablamos de blogs de empresa, Google es lo primero que nos viene a la cabeza. Este motor de búsqueda rastrea tu página y te incluye en su ranking.

Así, cuando tus clientes potenciales buscan tu producto con palabras clave, empiezas a salir en buscadores y te posicionas mejor.

Esto te ayuda a atraer tráfico a tu blog, de allí pueden pasar a tu sitio web, y pueden convertirse en futuros clientes.

Para posicionarte bien, necesitas una buena estrategia de palabras clave, aplicarlas a los títulos y subtítulos y colocarlas de una manera adecuada en el cuerpo del texto.

Todo esto te ayuda a potenciar el SEO, que es el proceso que te ayuda a mejorar la visibilidad de tu sitio web en los resultados orgánicos (es decir, no de pago) de los diferentes buscadores.

Aparte de esta utilidad más práctica del blog, hay otras razones por las que es útil hacer uno y mantenerlo actualizado si tienes una empresa de productos o servicios que opera también en línea.

En este artículo de Webempresa 2.0 te dan unas cuantas claves de por qué es importante que tu empresa tenga un blog, que en resumidas cuentas son los siguientes:

  • Te acerca a tus clientes
  • Creas más interacción con tus lectores
  • Mejoras tu posicionamiento en Google
  • Proporcionas valor añadido a tu marca.

 

Pero, ¿realmente es tan necesario tener un blog de empresa?

La respuesta, en todos los casos, es sí.

En primer lugar, si el negocio es nuevo, te ayuda a crear impulso.

Si por el momento no te conoce nadie, deberás publicar contenidos sobre tu marca, empresa y productos o servicios para llegar a más personas y empezar a crear una relación de confianza.

Si ya tienes clientes pero quieres llegar a otros nuevos, el blog te ayudará a salir antes en las búsquedas que puedan hacer estos clientes a los buscadores (gracias al posicionamiento SEO), y al mismo tiempo, estarás fidelizándolos y acercándote a ellos con tu marca.

 

¿Qué elementos tiene que incluir mi blog de empresa?

 

  1. Un diseño limpio y letra entendible son las dos bases principales. No elijas tipografías extrañas, aunque te gusten mucho. Si cuestan de leer, nadie se esforzará por hacerlo.
  2. Escribe artículos que interesen a tu lector y háblale de una forma que entienda y que sea cercana.
  3. Habilita la parte inferior del blog para que tus usuarios puedan comentar sus impresiones y puedas interactuar con ellos.
  4. Da a tus usuarios la opción de compartir el artículo en las redes sociales, vía mail, etc. ¡Quizás lo convierten en viral!
  5. También puedes incluir una sección de botones de tus redes sociales para que el usuario las clique y acceda a ellas rápidamente. Así podrá interactuar contigo o con tu empresa.
  6. ¿Quieres obtener seguidores de calidad? Ofrece a tus lectores la posibilidad de suscribirse a tu blog para estar al día de tus publicaciones. Si se suscriben, puedes estar seguro de que les interesa tu producto/servicio o tu empresa y pueden generarte mucha información de valor.

Descubre más información sobre qué puede incluir tu blog de empresa o cómo obtener ideas en este enlace de ENO (Expertos Negocios Online).

Ahora bien, como todo, el blog también tiene unos peros. La inversión de tiempo que hay que dedicar, la creatividad que se debe tener para publicar contenidos nuevos y las herramientas técnicas que debes manejar para gestionarlo.

 

Para todo esto también hay soluciones.

Puedes encargar este trabajo a expertos. Si no tienes tiempo de publicar tres artículos semanales, puedes encargar este trabajo a un copywriter (un creador de contenidos) . Posteriormente hacer que un community manager (gestor de redes sociales) gestione los comentarios del blog y comparta tus publicaciones en las redes (que también deberías tener, pero este ya es otro tema).

En resumen, un blog requiere una inversión de tiempo elevada que no está hecha para los que buscan un ROI directo. Es más bien un canal de comunicación que debes incluir en la estrategia de marketing y comunicación de tu empresa.

Esta estrategia te ayudará a atraer nuevos clientes a través de los buscadores. Mejorará tu reputación y seguro que te permitirá aumentar las ventas porque generas confianza con tu público objetivo.

En la próxima entrada del blog de Gemma Traductora hablaremos de cómo inspirarte para escribir tus propias publicaciones en el blog de tu empresa.

 

¿Y tú, ya tienes un blog? ¿Qué compartes con tus seguidores? ¡Cuéntanoslo todo en los comentarios y comparte en las redes si te ha gustado el artículo!