Cómo superar el miedo de la página en blanco

El miedo más temido de los escritores, y ahora de casi todo el mundo que tiene que escribir en un blog: el miedo de la página en blanco.

¿Qué escribo?

¿Cómo se me ocurren temas para mi blog?

¿Cómo llenaré de contenidos mi calendario editorial?

En esta entrada te daremos cuatro consejos sobre cómo superar el miedo de la página en blanco y que las palabras fluyan cuando tengas que escribir en tu blog.

 

Elabora un calendario editorial y no dejes nada al azar

A principios de año, de trimestre, de semestre, o cuando quieras, dedica unas horas a elaborar un calendario con los temas que vas a tratar.

Puede parecer cansado, pero ese tiempo que habrás invertido te ahorrará tener que perder todavía más tiempo durante el año para pensar qué temas escribir en el blog.

Además, si programas con qué frecuencia vas a escribir y sobre qué, evitarás “dejarlo para otro día” y no se te pasarán los meses sin haber publicado nada (porque no nos engañemos, puede que te pase).

Está claro que luego puedes ir cambiando de opinión y no publicar un artículo determinado un mes concreto si tienes una idea mejor o un tema más candente, pero al menos estarás cubierto cuando la creatividad te falle.

 

Piensa en qué te preguntan más tus clientes

Si no se te ocurren temas sobre los que escribir, piensa en qué te preguntan tus clientes.

Qué dudas has resuelto más de 3 veces, qué es lo que más cuesta de entender de lo que haces, qué problema solucionas generalmente, qué consulta te hacen tus clientes una vez han comprado el producto o el servicio x…

Con estas preguntas ya tienes varias entradas de tu blog.

Resolver las dudas que te plantean tus clientes con entradas en el blog te ayudará a posicionarte en los buscadores cuando tus clientes potenciales busquen esa misma pregunta.

Por otro lado, podrás usar las entradas del blog para mandarlas como enlaces a los clientes cuando te hagan una pregunta que ya has contestado en un artículo.

En definitiva, ahorrarás tiempo y te posicionará como experto en tu ámbito y también en Internet.

Win-win, ¿no crees?

 

CONSEJO PRO: piensa en cómo harías la pregunta si fueras tu cliente potencial, y usa esa misma estructura de frase para el título de la entrada.

Esto te posicionará muy bien en Internet cuando tus posibles clientes escriban esa misma pregunta en su buscador.

 

Piensa en las épocas del año en que vendes tus servicios o productos y prepara temas acorde con ello

Si eres una tienda online, los meses antes de Navidades podrías publicar artículos sobre “los regalos más originales”, “el vestido ideal para Nochevieja” u otras ideas parecidas.

Esto te posicionará y preparará a tus clientes y suscriptores para lo que les vas a vender luego.

Si vendes servicios, lo mismo.

Por ejemplo, un profesional que imparte cursos para empresas, puede usar el verano para hablar sobre cursos en septiembre, bonificaciones, u otros temas que las empresas van a buscar para empezar un curso en septiembre u octubre.

 

Habla sobre tus casos de éxito y extrapólalos para que otros vean todo lo que haces

Imagina que un cliente te ha pedido algo muy concreto y lo habéis hecho para él.

El cliente ha quedado muy contento, y para tu empresa ha sido un orgullo poder ayudarle a solucionar el problema que tenía o la necesidad que tenía que cubrir.

Cuéntalo en tu blog paso a paso para inspirar a otros a hacerte consultas similares o para que vean que te adaptas a las necesidades de tu cliente.

Esto es lo que hace Fritz&Wood en su blog (que escribimos desde Copywriting para Web).

Julia habla de cada encargo que le hacen para contar cómo trabaja y para que sus lectores vean todo lo que ella puede ofrecer como profesional.

CONSEJO PRO: pide a tu cliente un testimonio e inclúyelo en tu caso de éxito del blog.

Eso dará veracidad a la noticia y generará confianza en tus clientes potenciales, ya que nos basamos mucho en la recomendación a la hora de contratar un servicio o comprar un producto.

 

¿Quieres más ideas para inspirarte y escribir en tu blog?

Echa un vistazo a nuestro anterior artículo en el que te damos ideas de cómo inspirarte para que las ideas fluyan cuando te pongas a escribir en tu blog.

 

¿Qué te parecen estas ideas? ¿Usas otras para superar el miedo a la página en blanco?

¡Cuéntanoslo en los comentarios y comparte este artículo si te ha gustado!