Claves para escribir e-mails en frío

 

Hoy en el blog de Copywriting Para Web Emma nos habla de como escribir e-mails en frío para captar clientes.

Nuestra invitada del blog de esta semana es muy especial, ya que Emma Llensa, ha participado en nuestro blog en otras ocasiones hablando de la mezcla ganadora entre el copywriting y el márketing.

Así que sin más dilación, te dejo con toda la información que Emma nos da en este artículo y que seguro que te anima a empezar a escribir mails en frío para captar clientes:

 

¿Enviar e-mails en frío es una pérdida de tiempo?

 

Aquí tienes algunos datos para demostrarte que NO lo es.

Voy a explicarte a través de estadísticas maneras de mejorar tu estrategia de envío de e-mails en frío.

Antes que nada… ¿qué es esto de escribir e-mails en frío?

Te sonará la palabra “llamar a puerta fría” o “hacer llamadas en frío” y habrás recibido más de una vez a personas en tu puerta intentando venderte algo.

Tocan el timbre, abres, y… bueno, lo típico sería que intenten venderte una aspiradora.

¿Y las llamadas en frío?

Más de lo mismo: habrás recibido cientos de llamadas de remitentes desconocidos cuyo único objetivo es que compres algo: una nueva tarifa de teléfono para tu móvil, un cambio de compañía de electricidad…

Pero, ¿qué tiene que ver esto con los e-mails?

Estoy segura de que también habrás recibido cientos de e-mails en frío de personas que no conocías de nada intentando venderte algo.

Lo más probable es que estos e-mails fueran a la carpeta de spam o que nada más darte cuenta de que era un e-mail con fines comerciales, lo depositaras tú mismo en esa bandeja o en la papelera.

La mayoría de acciones que hacemos en frío acaban en un ‘vertedero’, son acciones fracasadas e inútiles.

Pero tranquil@, aún hay esperanza.

En esta entrada te voy a hablar de cómo escribir e-mails en frío para conseguir clientes, y lo voy a hacer a través de datos estadísticos.

Como fan de los números y de la ciencia que soy, prefiero basarme en datos reales para explicarte cómo puedes enviar e-mails en frío que funcionen mejor.

¡Empezamos!

 

1. Incluir el nombre del destinatario en el asunto del e-mail incrementa la apertura en un 22,2 %

 

Este es el primer gran truco para enviar e-mails en frío.

Si incluimos el e-mail del destinatario en el asunto conseguimos un ratio más grande de aperturas. ¿Qué implica poner el nombre del destinatario?

Haber hecho los deberes.

Es decir, haber investigado el contacto a quien estamos escribiendo. Saber su nombre, su cargo en la empresa, a qué se dedica la empresa en cuestión…

Así, estamos evitando la estrategia de enviar un e-mail genérico.

Muchas personas cuando envían e-mails en frío hacen un “copiar/pegar”, envían la misma plantilla a todos los contactos que tienen.

Incluso envían el mismo e-mail, poniendo a los destinatarios en cco (ocultos). El destinatario se da cuenta de esto y la sensación que tiene es de:

  1. Esta persona no se ha esforzado en saber quién soy
  2. Me quiere vender algo sin ni siquiera haber analizado si lo necesito o no
  3. Este mismo e-mail lo habrán recibido 3000 personas más

Acción resultante: borrar. O aún peor: marcar como spam.

Lección que tienes que aprender: investiga siempre a tus contactos de manera que puedas escribir un e-mail con un asunto personalizado y con un mensaje personalizado.

 

2. Hacer pruebas A/B del asunto puede incrementar en un 49 % el ratio de apertura

 

¿Qué es una prueba A/B? Enviar un e-mail con dos asuntos diferentes.

Imagínate que quieres enviar el e-mail a 50 personas. Puedes hacer lo siguiente:

  1. Enviar el e-mail a 10 personas con el asunto A
  2. Enviar el e-mail a 10 personas con el asunto B

Y luego, analiza los resultados.

Si el asunto B funciona mucho mejor que el A, envías el e-mail a las 30 personas restantes con el asunto B.

Incluso puedes enviar el mismo e-mail con el asunto B a las personas a las cuales habías enviado el e-mail con el asunto A.

¿Qué necesitas para poder saber si los asuntos te funcionan?

Monitorizar los e-mails de manera que puedas saber si los destinatarios los han abierto o no.

 

3. Personalizar el e-mail puede incrementar en un 100 % la tasa de respuestas

 

Hasta ahora hablábamos de conseguir que abrieran el e-mail, pero lo más importante es conseguir respuestas.

¿Cómo conseguir que un destinatario que no te conoce de nada responda a un e-mail?

La estrategia que mejor funciona es la de personalizar el contenido del e-mail.

¿Qué significa esto? Investigar a tu contacto.

Ejemplos: “me ha encantado el último post sobre tal tema que has hecho en tu blog”, “felicidades por el premio que habéis ganado recientemente”, “creo que vuestro proyecto es genial y que va a tener mucho éxito”…

La idea es que investigues a tu contacto para poder sacar información que luego podrás utilizar para personalizar el e-mail.

 

4. No desistir puede conseguirte muchas más respuestas

 

¿No desistir? Sí, significa volver a intentarlo.

Que no te responden a un e-mail…. bueno, inténtalo de nuevo.

Los comerciales que insisten y envían varios e-mails de seguimiento o hacen varias llamadas consiguen un porcentaje de éxito mucho mayor.

No desistas.

Puede ser que tu e-mail no haya sido respondido por varios motivos:

  1. El contacto que lo abrió estaba haciendo otra cosa mientras leía tu e-mail y no pudo responderte y luego se olvidó de hacerlo.
  2. Justo escribiste en un mal momento y tu e-mail quedó en el olvido.
  3. Está interesado en contactar contigo, pero se ha despistado.

Hacer seguimiento de los e-mails incrementará en un 27 % la tasa de respuestas.

 

Enviar e-mails en frío tiene que ser algo artesanal

He compartido contigo 4 datos estadísticos sobre los e-mails en frío.

Verás que enviar este tipo de e-mails es algo artesanal, pero a la vez algo muy tecnológico, porque que se trata de enviar e-mails personalizados al máximo y monitorizar el envío para saber cómo han funcionado.

Te animo a que lo pruebes. Piensa que cuantos más e-mails envíes, más resultados conseguirás.

Lo importante es no sentirse rechazado ni fracasado si vemos que no nos responden a los primeros e-mails.

La actitud tiene que ser la de analizar el motivo por el cual no abren nuestro e-mail o no nos responden y a partir de ahí, mejorar.

Además, apoyarte en la estadística te ayudará a no sentirte desanimad@ si ves que no consigues los resultados esperados.

Si de diez puertas te abren tres, y de estas tres consigues una venta, sabrás que esas siete puertas que te dicen que NO son solo un paso más hacia el sí.

 

 

Emma Llensa es consultora y formadora de marketing digital y se ha especializado en el diseño y la ejecución de estrategias de marketing digital destinadas a vender más y a conseguir más clientes.

Gestiona campañas de Facebook e Instagram Ads, campañas de marketing de contenidos, automatización del e-mail…

Además, realiza cursos presenciales y cursos on-line propios. Si te interesa saber cómo enviar e-mails en frío y poder utilizar técnicas que funcionan sí o sí, puedes hacer su curso sobre cómo enviar e-mails en frío.